La Coruña

El post de hoy lo escribo desde La Coruña. Una nueva ciudad por descubrir, sólo había venido una vez y unas horas. Esta ocasión ha sido con más tiempo y además, he tenido unos guías turísticos de excepción que me han enseñado la ciudad de arriba a abajo y me han contado todas sus historias. Es mágico perderte y descubrir una ciudad por ti mismo pero increíble cuando te la enseñan como me la han enseñado a mi.
Os dejo con algunas fotos del puerto y de la parte vieja de la ciudad.

El Castillo de San Antón se ordenó construir a finales del siglo XVI sobré una pequeña isla rocosa, como plaza fuerte para la defensa del puerto coruñes. Desde finales del XVIII hasta mediados del siglo XX fue una cárcel.

Y María Pita le dejó claro al pirata más temido de los tiempos, con estos cañones, que La Coruña no era una ciudad más a conquistar.

De la Torre de Hércules no tengo fotos pero me ha encantado saber que es el faro romano más antiguo del mundo. La playa con esas imponentes olas que rompen haciendo muchísimo ruido y el mirador del milenio son otras de las cosas que he conocido hoy. 
Su plaza desprende elegancia y seriedad y da un toque mágico a esta ciudad gallega rodeada de agua.


Espero que el viaje de esta semana os haya gustado tanto como a mi. La Coruña, prometo volver pronto y con más tiempo.
Anuncios

Santiago de Compostela

Todos sabéis que soy del sur, pero si hay una parte del norte que también me reclama es Galicia.
Hace unas semanas volví a Santiago. La ciudad compostelana es de esas en las que siempre te sientes con alma de peregrino una vez has hecho el camino. 
La Plaza del Obradoiro es espectacular se mire por donde se mire, con sol, niebla, lluvia, es arte por los cuatro costados y eso se respira. Las gaitas sonando en las callejuelas que te llevan hacia ella le dan un toque mágico y emocionante.
¿Os venís conmigo en este recorrido veloz?

Y si visitar Santiago es una pasada, tener la oportunidad de alojarse en el Parador lo es mucho más.

Con los atardeceres del norte, me pasan como con los del sur, no me canso de disfrutarlos 🙂 Y es que…no me digáis que no es una pasada disfrutar de una puesta de sol como esta.

Ah! Y como no, os imagináis lo que cené, ¿verdad? No se puede ir a Galicia y no probar su estupendo pulpo.

Y hasta aquí, mi viaje a Santiago de Compostela ¡Espero volver pronto!

Sevilla de reyes

La semana pasada tuve la oportunidad de dar la bienvenida a la primavera en mi ciudad favorita: Sevilla. Me alojé en el mejor hotel que conozco, el Alfonso XIII y por eso os quiero enseñar un poquito de sus intalaciones. Ya me diréis qué os parece.

En la habitación todo son detalles, como por ejemplo esta bandeja de bienvenida con champagne y quesos, acompañada por una carta personalizada en la que cuentan la historia del hotel.

Y como todo buen hotel, un lugar perfecto para desayunar.

¡Bienvenida primavera!

Suiza: nieve, montañas y lagos

Buenos días a todos, ¿qué tal habéis pasado el fin de semana? Por Madrid ha sido un poco más largo y he aprovechado para hacer un viajecito, que ya había ganas 🙂
Suiza estaba en mente desde septiembre, cuando unos amigos me dijeron que se iban a vivir al pais de Heidi, las montañas, los lagos y la nieve. No tengo palabras para agradecerles los sitios tan bonitos y espectaculares que me han enseñado, está claro que yo sola no hubiese descubierto nada de lo que he visto y que me ha enamorado.
El país del chocolate y los relojes ofrece unos paisajes espectaculares. Os dejo algunas imágenes para que lo podáis ver.
En primer lugar, una de las primeras vistas de las que pude disfrutar. El lago de los cuatro cantones (os lo diría en alemán pero es una palabra larguísima y sinceramente, no me acuerdo, jejeje).

Por la tarde y después de visitar Lucerna y otros pueblos, estuvimos en Zug, una ciudad de cuento. Íbamos caminando por una calle, doblamos a la derecha y de repente ¡zas! este precioso lago. No os puedo decir lo que sentí en aquel momento porque fue una mezcla de sentimientos increible. Para mí, es uno de los sitios más bonitos en los que he estado nunca, por no decir el que más. Se respira paz, tranquilidad, armonia…¡es una pasada!

Desde que llegué estuve alucinando con la cantidad de nieve que había por todas partes, mis amigos me decían que ya no había nada pero para mi era un montón. El domingo, nos adentramos en Los Alpes Suizos y yo seguía alucinando.
La primera vez que veía trineos de verdad, de madera, en los que los padres llevan a los niños por las calles. En la Montaña del Ángel disfrutamos de un día espectacular.

Y con estas imágenes me despido. Nunca imaginé que un pais con tantas montañas, agua y nieve me fuera a emocionar, pero amigos ¡lo ha conseguido! Estoy segura que volveré, merece la pena.

Estancia de lujo en Málaga

Hace ya un par de semanas viajé a Málaga por asuntos laborales. Me pilló toda la lluvia, cortes de carreteras, vías de tren y casi no salgo de la ciudad, pero por suerte, el AVE debe tener manguitos y no hubo problema.
 
Durante mi estancia, y como os adelanté en el post de mi estancia en Sevilla, me alojé en el NH. En este caso, no pude tener más suerte y la habitación era una maravilla.
 
Cuando pasas horas en un hotel, lo mejor sin duda son las suites. Tienes la oportunidad de tener varios ambientes. En este caso como podéis observar, el salón era incluso más grande que la habitación, con dos paredes a ventanales por las que entra un montón de luz.

 
 
 

La habitación con cama grande y detalles de bienvenida. Dos cuartos de baño para mi solita y un armario en el que podría colocar toda la ropa que guardo en casa.

 Como siempre, una feliz estancia en la ciudad malagueña.