¿Qué está pasando con las novias?

Ultimamente todo lo que me rodea tiene sabor a «traje de novia», amigas que se casan, revistas de bodas que me llegan por todas partes, reportajes, pasarelas…todo se viste de blanco nupcial y yo, como buena observadora, lo miro todo con detenimiento.

Las modas pasan, unas vuelven y otras, gracias a Dios, se van dejando en nuestras retinas malos recuerdos. He de reconocer que no soy una persona muy moderna para ciertas cosas, y en el tema de vestir a las novias mucho menos. Los trajes van pasando, como la moda, y siempre he considerado importante escoger, para ese día tan especial, uno que no pase de moda, clásico, de los que cuando veas tus fotos dentro de veinte años no grites diciendo ¡¿por qué me compré eso?! Entiendo que hay épocas en las que las faldas pomposas se lleven más que otras, que las mangas de farol se hayan dejado para las niñas que hacen la primera comunión y que el blanco puro ya lo pueden llevar muy pocas al altar. Pero…¿qué está pasando con los trajes de novia?

Los diseñadores se empeñan en innovar, en quitar el encanto a esas novias vestidas de blanco y en que sean «una más» en el día de su boda. Lo siento, pero no, la novia es la novia, y si algún día me caso, quiero que el protagonismo se centre en mi y mi marido, pero más en mi, jejeje. No quiero que nadie vaya vestido de blanco, ni con traje de novia, la única novia del día quiero ser yo. Y por eso, no entiendo porqué cada día son más los que se empeñan en hacer trajes de novia horribles (bajo mi modesta opinión).

Después de ver los trajes negros, ahora la China Fashion Week, nos deleita con el rojo y el oro para la novia. La pasarela presentada en Pekín, nos muestra unos trajes de novia alejado de todos los cuentos de hadas. Faldas amplias, colas largas tipo caracol y con mil volantes, corpiños rematados el oro y cristales de colores, siluetas de sirena…¡¿Pero qué es esto?! ¿Vestidos con los que parecer una tarta de merengue? ¿con los que imitar a María Antoñeta por Versalles? No entiendo nada, llamarme antigua si queréis, pero…para mi, una novia tiene que ir de blanco, roto o no roto, con mantilla, con velo o sin nada en la cabeza, pero bien vestida, con cara angelical, sencilla y natural, para ir a fiestas de disfraces ya tenemos el carnaval y las cientos de fiestas que cada día se celebran con diferentes temáticas.

Os dejo fotos de los trajes de la diseñadora Tsai Meiyue, ya me diréis que os parecen a vosotros.


Y vosotros chicos, también estáis invitados a participar, ¿qué os parecería que vuestra prometida se presentara de esta guisa el día de vuestra boda?