Malagueña salerosa

Siguiendo el tour de viajes, la semana pasada también estuve en Málaga. Un día totalmente primaveral, el sol en lo alto y 26 grados, perfecto para salir a dar un paseo y notar el calor del sol, que ya lo vamos necesitando después de tanta lluvia.
Llevaba tiempo queríendo ir a Muelle 1, había oido hablar de esa zona y sus tiendas. De hecho, allí mi amiga Sandra tiene dos tiendas Bailly (ya os hablé de las cosas tan monas que tiene).
Un paseo, una parada en las tiendas y al final salí con mi primer vestido para el verano, ¡gracias Sandra! ya os lo enseñaré, me encanta 🙂 eso si, para lucirlo tengo que ponerme unas horitas al sol, jejeje.
Os dejo con algunas fotos de la zona y con dos piezas de Bailly que me enamoraron.

El brillo del sol sobre el mar es de las cosas que más de hipnotizan, me encanta 🙂

Y después de un poco de mar ¿qué os parecen estas dos piezas? 
Este vestido blanco con aplicaciones doradas en la parte superior e inferior es ideal. Perfecto para una novia hippie, una boda por lo civil o para dar un paseo con un precioso atardecer. También lo tienen en negro, pero ya sabéis que a mí me gustan más los colores vivos 🙂

Y estos collares de plumas y perlas son las nuevas piezas de Bailly. Estoy segura que serán todo un éxito, son preciosos y quedan de maravilla.
 

 Y de momento, esto es todo lo que os puedo contar. Un abrazo a todos y ¡feliz Semana Santa!

Estancia de lujo en Málaga

Hace ya un par de semanas viajé a Málaga por asuntos laborales. Me pilló toda la lluvia, cortes de carreteras, vías de tren y casi no salgo de la ciudad, pero por suerte, el AVE debe tener manguitos y no hubo problema.
 
Durante mi estancia, y como os adelanté en el post de mi estancia en Sevilla, me alojé en el NH. En este caso, no pude tener más suerte y la habitación era una maravilla.
 
Cuando pasas horas en un hotel, lo mejor sin duda son las suites. Tienes la oportunidad de tener varios ambientes. En este caso como podéis observar, el salón era incluso más grande que la habitación, con dos paredes a ventanales por las que entra un montón de luz.

 
 
 

La habitación con cama grande y detalles de bienvenida. Dos cuartos de baño para mi solita y un armario en el que podría colocar toda la ropa que guardo en casa.

 Como siempre, una feliz estancia en la ciudad malagueña.