Punta del Caimán

Nada mejor que comenzar la semana con estas preciosas imágenes. El atardecer desde el faro de Isla Cristina es  precioso, verdad? 

Feliz lunes y mejor semana amigos.

Anuncios

Aguamarina para el atardecer

La Antilla, mi playa, de la que siempre hablo, tiene magia. Por la mañana tiene una marea y por la tarde otra. Si no la conoces y vienes por primera vez, te sorprende mucho, ya que parecen dos lugares distintos.

La luz y la marea juegan un papel importante en todo esto. Desde el cielo completamente azul de por la mañana, a los tonos rosados y anaranjados de la última hora de la tarde, que es, sin duda, el mejor momento para estar en la playa.

Y así, con esta preciosa estampa, despedimos los días desde La Antilla-Huelva. Feliz viernes y buen fin de semana 😉

Tarde campera

No todo es playa, sol y chiringuito en el mes de agosto. Huelva, además de tener una de las mejores costas del país, también cuenta con una riqueza en el campo. 

La pasada tarde estuvimos en la finca de unos amigos. Una preciosa casa rodeada de caballos, ciervos, jabalíes, gorrinillos y hasta con un río.

Para pasar la tarde, un pantalón corto, camisa vaquera y mi inseparable sombrero 😉

Feliz miércoles a todos desde este mi pequeño paraíso 😉

Huelva

Desde hace unos días estoy en Huelva, mi segunda casa. Ya he perdido la noción del tiempo, me he comido medio océano y he descansado. Esto es felicidad, me encanta 😉 y quería, en este post, enseñar algo de esta bonita parte de Andalucía. 
Largas playas de arena fina custodiadas por dunas, verdes en primavera y secas en verano.

Con una luz espectacular al caer el sol. Los atardeceres más bonitos son cuando hay marea baja y el mar parece que se convierte en plata.

Como podéis ver, el nombre de Costa de la Luz se lo tiene bien merecido 😉 Espero que os haya gustado.

Por la bahía…

Entre murmullos de olas
y de espaldas en la quilla
poner rumbo hacia La Antilla
mi barca navega sola
¡Ay, mi Huelva! entre murmullos de olas
Y a la luz de los luceros
los fandangos alosneros
al aire poder cantar
¡Ay, mi Huelva! navegar y navegar”
Esta segunda estrofa de esa sevillana que los Cantores de Hispales dedican a la tierra de los fandandos y que menciona uno de mis lugares favoritos.
Mi Huelva..esa segunda tierra que me tiene enamorada, que canta por fandangos y suena a guitarra. Con olor a mar, a sierra y a bugambillas. Con su pescaito y su carne, con su gente, con ese aroma que metería en un tarro y llevaría siempre conmigo para destapar cuando necesitara un poco de energía. Mi Huelva…esa tierra de la que no son mis mayores pero que llevo grabada a fuego en el corazón, que me llena de alegría con el simple hecho de estar allí.
Mi Huelva…con sus dunas muertas que se llenan de verde en primavera y que dan paso a ese océano de color intenso.

Con sus frágiles barcas de pescadores que inundan la barriada después de cada jornada.

Con sus altas palmeras

Y con sus mareas. Caprichosas de la luna, que suben y bajan todos los días para dejarnos distintos paisajes.


“Por la bahía,
yo quiero ser marinero…por la bahía,
bajo el azul de los cielos,
en el mar de Andalucía”

Cerrado por vacaciones

Mañana comienzan mis vacaciones de Semana Santa y…decir que tengo más ganas que nadie sería aventurarme demasiado, porque todo el mundo está deseando tener unos días de descanso. Pero lo que si os aseguro, es que es de las veces que más me apetece.

 

Como siempre, bajaré al sur. Me espera noche en Sevilla (con Madrugá incluida si el tiempo lo permite) y resto de días en Huelva. ¡Qué ganas de ver “mi playa”! De pasear, de comer estupendamente, de estar con la familia, de ver a los amigos…de pisar la arena…Para mí, uno de los mejores momentos es disfrutar de una buena comida al lado del mar, con su posterior sobremesa…¡qué maravilla! Os puedo asegurar que es de las cosas que más echo de menos.

Parece ser que va a llover y digo yo ¿le sorprende a alguien?. En Andalucía puede estar sin llover todo el año, pero en Semana Santa y Feria de Abril no falla. A mí me da igual que llueva, nieve, truene o caiga un rayo, yo solamente con estar allí, ya soy feliz. Me encanta pisar la arena después de la luvia, ver los colores tan bonitos que se quedan en el cielo, sentir esa brisa fresquita…

Os dejo una foto de “mi playa”, a la que voy desde que soy pequeña. Es del año pasado, Viernes Santo, justo después de la lluvia. No me digáis que los colores del cielo no son bonitos.
Y ahora, y como no podía ser de otra manera, toca hacer la maleta. Indispensable el cargador del iPhone para hacer fotos tan bonitas como esta y un poquito de ropa.
Creo que con esto que os propongo y algo más, puedo pasar perfectamente estos días. Nos vemos a la vuelta ¡Feliz Semana Santa a todos!