Willow by Isabel Marant

Ayer os hablaba de elegancia, de tacones altísimos, guantes hasta el codo y tocados de rejilla. Hoy ya no me siento elegante, es más, tengo los pies más pegados al suelo de lo normal. Acostarte con las noticias de España y la Unión Europea y ver que el metrobús nos costará 12 euros, me ha hecho pensar en distintas posibilidades.

Esta misma tarde saco mis patines de su bolsa y mañana hago mi particular paseo de Santa Mónica por la callé Alcalá de Madrid. Eso, o volverme caminando a casa todos los días. Tampoco estoy tan lejos, podría hacerlo. Pero claro…¿qué hago con los tacones?

El segundo pensamiento del día ha sido «Vale, camino, pero necesito unas zapatillas». El caso es comprar y gastar cuando en realidad todo va en la dirección más ahorrativa posible. Me he puesto a curiosear y han aparecido de nuevo estas zapatillas, las más chic del momento. Y aún a riesgo de que me desterreis y me lanceis a los leones os voy a hablar de ellas.

Seguro que ya las conocéis, las Willow de Isabel Marant están por todas partes. Las famosas se hicieron con ellas nada más aparecer y como sigamos así, me veo con falda, chaqueta y estas cosas en los pies. No es que tenga nada en contra de ellas pero…reconozco que no soy mucho de zapatillas.
Dicen que todas son fans de ellas porque esconden un pequeño secreto: una cuña interior de 5 cm que hacen que sean super cómodas y a la vez estilicen un poco la silueta. Tres velcros y una lengüeta enorme es lo que hacen que a mí no me terminen de convencer. ¿Dónde voy yo con eso en mis pies? Reconozco que me gusta el calzado fino y elegante, ¿qué le vamos a hacer?
En fin, como la cuestión es ahorrar creo que no voy a tener que hacer ningún esfuerzo porque me gusten. Las zapatillas más cómodas, suaves y ligeras de las «it girls» cuestan nada más y nada menos de 500 euros. No aptas para mí, y menos cuando estoy pensando en ahorrarme la subida del metrobus.

Inauguración Pizza Emporio

Hace unos días, al llegar a casa, abrí el buzón y me encontré con un sobre. No era ni una factura, ni propaganda ni nada de eso, era una invitación para un evento en Madrid. Me sorprendió gratamente y me sacó una sonrisa. En estos tiempos en los que las nuevas tecnologías son las que guían nuestras vidas, encontrarte con una invitación que ha llegado a casa y no al móvil es motivo de alegría. Puede parecer una tontería pero parece más personalizado, alguien ha pensado en tí, ha puesto tu dirección en un sobre, le ha puesto un sello y la ha mandado. Me hizo especial ilusión y decidí que iba a ir.

Empezamos mes, febrero ya está aquí y comenzamos inaugurando un nuevo local de Pizzeria Emporio. La invitación nos citaba a las 19.30 en Fuencarral, 116 y como no podía ser de otra manera, una alfombra roja en la puerta hacía presagiar que algo bueno estaba pasando dentro. Allí me encontré con numerosas amigas y conocidas; pudimos charlar, probar los deliciosos productos que aparecen en sus cartas y terminar brindando con champagne. Todo muy cuidado, al detalle, camareros ofreciendo bebida constantemente, unos músicos amenizando el ambiente…todo era perfecto.

El local es muy grande y la decoración muy hogareña. Los botes de tomate, las botellas de vino, las bolsas de panecillos…todo perfectamente colocado en estanterías de madera hace que te sientas como en casa, sintiendo el calor y el buen sabor de la comida casera.

En Pizza Emporio presumen de que todos sus platos son elaborados con ingredientes de cocina de mercado. Ingredientes genuinos y naturales de primera calidad, escogidos uno a uno para ofrecer todo el sabor de la auténtica cocina italiana y lo mejor de la dieta mediterránea.

Enhorabuena, un éxito de convocatoria y una atención excelente. Todo esto, unido a los deliciosos platos que probamos nos animará a volver. Y vosotros, ¿os animais a probar estas deliciosas pizzas?

II Feria Moda Vintage de Madrid

Del 3 al 6 de noviembre, el Centro Comercial Moda Shopping acogerá la II Feria de Moda Vintage de Madrid. Durante estos días se podrán ver y seguir la estética en los vestidos de novia que contará con una exclusiva colección de vestidos vintage comisariada por el diseñador español Lorenzo Caprile. A través de la misma, se podrá seguir la evolución de la moda nupcial en el S. XX.

Más de cuarenta expositores pondrán a la venta artículos y complementeos, que permitirán a cada novia, crear un look único y especial para poder brillar el día de su boda.

Son colaboradores del evento: Trucco, Pepe Leal, Búcaro y Mc. Cann Erickson. Para más información os podéis dirigir a los asesores de relaciones públicas y comunicación:
Laura Bárcela: lbarcena@comunicacionrrpp.es
Susan Herrero: sherrero@comunicacionrrpp.es