Tocados

Hoy os vengo a hablar de tocados, ese complemente que lleva de moda unas temporadas y que tan variables puede hacer nuestros looks. Los vestidos cargados y originales se quedan en los roperos y ahora apostamos por prendas básicas, a las que poder darles un punto de elegancia con un buen tocado y unos tacones.
La semana pasada os enseñaba una foto mía en la que lucía un tocado color vino. Y hoy, fruto de aquel post, os traigo una nueva entrega. Una chica me preguntó por el tocado y cuando le dije que lo había hecho yo, me encargó uno para una boda este sábado. Lleva un vestido en tonos empolvados con algo de encaje y complementos en dorados. Quería una banda y esto es lo que he creado. ¿Qué os parece?

Es una cinta de encaje de pedreria blanca con incrustaciones de cristal sobre banda de rafia. Me encanta, me parece super fino y elegante. ¿Os gusta?

Y como este verano se vuelven a llegar las diademas/tiaras/coronas de flores, aprovecho la ocasión para dejar, otra vez, el que hice el año pasado para mi amiga Rocío.

Espero que os hayan gustado estas dos piezas hechas por mí. Y ya sabéis, si necesitáis algo para adornar vuestras cabezas, podéis contar conmigo 🙂

Adorna tu cabeza

Atención amigas: ¡vistan sus cabezas! Que lo tocados están de moda es algo que no hace falta repetir. En los últimos años hemos visto como las invitadas a bodas los vestían pequeños, medianos o grandes, con seguridad y elegancia. Plumas, rejillas y casi todo tipo de materiales se han hecho hueco a la hora de vestir la cabeza de las mujeres.

He de reconocer que fui una de las primeras en caer en esta moda. Desde pequeña me encantaban, me parecen elegantes, vistosos y muy originales, incluso el más clásico es especial. Los tocados son como los tacones, siempre te hacen sentir bien y dan vida, elegancia y distinción a un traje simple y básico.

Para los chicos es muy fácil, con el traje de chaqueta vais perfectos pero, ¿y nosotras? Las mujeres siempre nos rompemos la cabeza cuando tenemos que arreglarnos para una boda o un cóctel, queremos ir elegantes pero sencillas y discretas. No es momento de destacar como si fuesemos estrellas de cine pero tampoco el de pasar desapercibida como el florero que colocan al final de la sala y que ya tiene las flores un poco pasadas.

Por eso, tanto para ocasiones especiales, ¿os atrevéis con los tocados? ¡A mí me encantan! Os dejo unas imagénes, ya me diréis qué os parecen.

Este es uno de mis favoritos, me lo puse para una boda que tuve a primeros de septiembre en Palma de Mallorca y el resultado fue espectacular, ¿os gusta?Aquí os dejo algunos de los modelos de la colección «Sueños», los tres primeros informales, en diadema, de fieltro, para dar un toque de color a cualquier día, y el último en peineta o diadema, en roseta forrada y lazo.

Y por último estos más elegantes. Divinos para un cóctel o una boda.


Y después de ver esto ya podéis ir pensando en qué vestidos tenéis para reciclar, sólo hacen falta los complementos adecuados para que parezca nuevo y los tocados, sin duda, lo son. Si queréis más información escribirme en el post o a infobymc@gmail.com.